• No products in the cart.
  • No products in the cart.

Homepoetry

Nuestra Historia

Inicios

Una historia que se teje desde la infancia, entre familia, barro y amigos.

Home Poetry se ha ido gestando con el paso de los años, probablemente desde la década de los 90 en la ciudad de Medellín.

Crecí en un hogar donde siempre me incentivaron a creer en mi creatividad, siempre amé trabajar con las manos y hacer manualidades que me enseñaba mi madre. Desde pequeña pintaba y cosía mis propias prendas en mi primer pequeño taller, el cuarto útil de la casa, que años atrás fue el primer taller de cerámica de mi mamá, una historia con vida propia que me encantaría contarte luego.

En este pequeño cuarto me encerraba horas a fantasear entre telas, colores y materiales que luego convertía en accesorios, prendas, cojines y todo tipo de objetos que sentía que podían darle color a mi vida y a la de la gente que me rodeaba. Además de crear, una de las partes que siempre me ha encantado es poder compartirlo con los demás. Todos esos objetos bellos que hacía con mis manos de manera intuitiva, sin mucha formación técnica, luego las vendía entre las personas de mi familia, colegio y en la universidad.

Desde pequeña soñaba tener una marca de moda, por lo que decidí estudiar Diseño de Vestuario. Estando en la universidad, mientras cursaba una electiva de ilustración que había tomado del programa de Diseño Gráfico, comencé a sentir una especial afinidad por la ilustración y por los espacios del hogar, así que poco a poco entre varias materias de los últimos semestres decidí explorar el mundo de la cerámica, del que mi mamá ya hacía parte desde hace muchos años. Por primera vez en más de 10 años me vi realmente interesada en acercarme a Girona, el taller de Vicky, mi madre. A untarme de barro, a modelar materitas de animales, a aprender a usar los pinceles y con resiliencia enfrentar los retos de este bello oficio.

Homeland marca el camino inicial de Home Poetry

Desde el 2015 decidí que quería cambiar las telas por la cerámica, o bueno por un tiempo , ya que siempre he querido volver a trabajar con textiles. Desde aquel entonces, todas las materias que aún me faltaban por cursar en la universidad decidí enfocarlas a este proyecto de vida.

En una de estas, que se llamaba Marca de Autor, mi preferida de toda la carrera, nació Homeland. Podría decirse que es la marca mamá de Home Poetry. Homeland nació junto a dos compañeras: Ana y Victoria con quienes tenía muchas cosas en común. Las tres sentíamos una bonita afinidad por la naturaleza, la sostenibilidad y por los procesos artesanales. Caminamos juntas por casi dos años haciendo joyería, marroquinería y cerámica, cada una se encargaba de una línea de producto. Fue junto a ellas y Homeland donde se continuó gestando la esencia de Home Poetry.

En esta hermosa época nacieron algunos de los productos más icónicos de la marca, como los vegetales colgantes y la botella Litro.

Al cabo de un tiempo, decidimos separarnos como socias de Homeland y apostarle cada una a crear su propia marca con las raíces que ya habíamos formado juntas. Así sucedió.

Nace Home Poetry

Con la misión de transformar poesía en objetos, Home Poetry sale al mundo en el 2016 sobre las bases que había formado en Homeland.
Los primeros tres años me embarqué en este mundo del emprendimiento, a pesar de que no tenía socios en el proyecto siempre siempre conté con el apoyo y conocimiento de mis padres.
Sin embargo, con el paso del tiempo me comencé a sentir agobiada y decidí invitar a quien era mi pareja, Andrés, a ser parte de este sueño. Desde el 2018 comenzamos a trabajar juntos y poco a poco mi idea inicial ha ido tomando cada vez más forma junto a un equipo de personas maravillosas que se han unido a este sueño. A pesar de que Andrés y yo ya no somos pareja, conservamos una hermosa amistad, en la que nos sigue uniendo un propósito en común, el amor por la vida, por los pequeños detalles que tienen la capacidad de transformar el presente en poesía.


Nos inspiran los momentos simples, esos en los que la calidez del ambiente te acoge en un abrazo. Aquellos en los que la calma y las sonrisas se convierten en la mejor compañía, en los que somos conscientes de la poesía que habita en nosotros. Queremos llevar calidez a esos espacios, creando experiencias únicas con objetos que te cuenten historias y te recuerden en pequeños actos cotidianos que el verdadero hogar siempre habita en ti.

Deja un comentario